Mi mochila mágica de amistad


.

Estaba chateando con Gina, mi amiga y hada madrina de Bogotá y le preguntaba por Luis, otro amigo bogotano del postgrado, y salió el comentario de que es un gitano, un alma libre… su hogar es el mundo.
Este texto tenía la intención inicial de decirle ¡Gracias! a mis amigas, quienes más que amigas son hermanas que me ha dado Dios; pero no puedo dejar de recordar a tanta gente linda en varios países del mundo, entre ellos a mis amigos que vienen y van, que me sorprenden y me llaman al celular en el momento menos esperado y me dicen ¡Hey Mily…estoy en Lima, acabo de llegar de Brasil! (de Bogotá, Medellín, Paris, Argentina y de muchos lugares más).

El hecho es que gracias a estas bienvenidas y despedidas he aprendido a perder la noción de las fronteras y del tiempo. La gente linda que debe estar aquí, siempre estará, a pesar del tiempo y la distancia.

Ayer pasó algo genial, dos de mis mejores amigas se conocieron, Silvana y Lisset. Silvana es mi amiga del voluntariado…imagínense que ha estudiado en mi facultad, pero nunca llevamos cursos juntas. Un buen día nos conocimos en una convocatoria del voluntariado y ¡resulta que vivimos a tres cuadras! Lisset, ha sido testigo de toda mi vida desde que tenía más o menos 9 años. Ahora ambas se conocen, pienso que cuando la gente se tiene que encontrar, por algún motivo, que no es casualidad… se encuentra.

Y así se ha ido quedando gente muy chévere, que conozco desde que era muy pequeña, y amistades nuevas que han llegado a mi vida viajando, en otros confines, y en mi ciudad. La vida entonces es un viaje. Es recomendable que la mochila sea ligera, sin rencores y que el contenido sean amistades tan lindas como las que tengo la suerte de tener. Para que duren tanto, el elemento clave es COMPARTIR.

Mi mochila de amistad es mágica, porque son gente incondicional que está conmigo cuando estoy bien, cuando estoy mal y cuando estoy mejor. Amigos y amigas con quienes crezco como persona y le aportan a mi vida. Aparecen cuando menos los espero, siempre están cuando los busco y siempre tienen algo muy lindo para dar (lo mejor de su tiempo), no esperan nada a cambio, simplemente que uno esté ahí… con ellos y ellas.

Estoy esperando a Ana María, de mis mejores amigas, no nos vemos hace tiempo y hoy viene a tomar lonche a mi casa. Cuando nos vemos parece que hubiera sido ayer que nos vimos. Lo mismo me pasa con Lenny un amigo que se fue a conocer el mundo hace poco más de diez años, e inesperadamente ha vuelto a vivir a Lima. Hasta hoy puedo decir con toda certeza ¡que bonita mistad!

Gracias a todas y todos ustedes por estar siempre conmigo, a mis amigos de viajes mochileros; de amanecidas estudiando; de trabajo intenso; quienes me apoyaron cuando más lo necesitaba; de fiestas hasta que salga el sol; de campamentos; de parrilladas; confidentes; amigas y amigos de largas horas de café y caminatas; de pijamas party; de patinatas; de intercambios de papeles de carta y stickers; de cines; de la playa; de meditación y oración; de compartir papeles tissue; de la sierra; a quienes partieron y están en el cielo; a mis amigas que aparecieron luego de muchos años y pareciera que no hubiera pasado el tiempo; de por mi casa; del trabajo; del voluntariado; de puestas de sol; de conversaciones de cómo cambiar el mundo y de la inmortalidad del mosquito. Y a quienes no nombré… igual saben que aquí estoy, que sus nombres y lo que significan los llevo conmigo donde voy y les agradezco muchísimo muchísimo por su amistad.

Con amor,

Mily

DEL CAMBIO CLIMÁTICO, AL TIEMPO DE CAMBIO


.

Todo cambio genera un desorden y un desequilibrio, es responsabilidad del protagonista, adpatarse a él o sucumbir… En cuanto al calentamnieto global y sus efectos: el protagonista es el ser humano y su historia, el escenario el planeta Tierra. No se trata solo de un discurso altruista o filantrópico, es nuestra vida y su curso la que está en juego.
El Cambio Climático es el calentamiento de la Tierra debido a la actividad humana contaminante, la quema de combustibles, la irresponsabilidad en el uso de los productos químicos, la tala excesiva de árboles, la caza irresponsable de animales, todo ello genera un desbalance en nuestros ecosistemas y es así como se incrementan los gases de efecto invernadero. De esta manera la atmósfera retiene más calor de lo normal y el planeta se recalienta.
Los efectos se observan en los deshielos de los glaciares, los friajes intensos, o la elevada temperatura, las lluvias fuera de estación, la injusta extinción de los animales, la contaminación del mar, las enfermedades de la piel, las virosis estomacales y respiratorias, el dengue…. y lo que es peor aún, la escasez de agua que se traduce en la inequidad y pobreza.
Ante este hecho, los representantes de los países con alto índice de contaminación acordaron disminuir sus emisiones de CO2 ratificando el  Protocolo de Kioto en el 2005, lamentablemente no todos los países firmaron y la esperanza es la COP de Lima 2014, del 1 al 12 de diciembre. ¿Será que se obtendrán soluciones a partir de ello?...

Como un grito solidario por el planeta, se han llevado a cabo movilizaciones públicas internacionales, como los APAGONES MUNDIALES. Ante este último acontecimiento en el mes de marzo, en mi ciudad, Lima, pude ver muchas luces apagadas; no obstante la indiferencia también se hizo presente.
Si la materia es energía que se transforma, y todo ser vivo es energía, las plantas son energía, los animales son energía, la Tierra es energía… entonces todos somos parte de todo, un tejido universal.
Observo una crisis de compromiso en todo sentido, y la falta de compromiso con el medio ambiente, es más que obvio. La crisis del medio ambiente, se traduce en el individualismo, en el “sobrevivir”, más que vivir, la rapidez del día a día sin detenerse a pensar en el otro, la vorágine de pensamientos que muchas veces se centran en el propio “bienestar”… a costa de cualquier precio. El hecho es que el bien común, el equilibrio, esa energía universal, nos pertenece a todas y todos… entonces estamos llamados a ser RESPONSABLES con nuestro entorno.
No podemos limitarnos a pensar que la Responsabilidad Social, el Cuidado del Medio ambiente… “es un tema que solo le pertenece a las trasnacionales, al gobierno, a los países de primer mundo o los profesionales del medio ambiente”, ya que todas las personas somos uno con el medio ambiente. El bienestar de uno, hace resonancia en el bienestar de quien está a mi lado, y aún la resonancia es tan poderosa que de alguna manera llega a quien no vemos, a quienes viven en otras comunidades, barrios, ciudades, países, continentes.
La esperanza de una mejor calidad de vida, una mayor esperanza de vida al nacer, no se puede limitar a un círculo cerrado; aquella calidad de vida depende de la calidad de alimentos que comemos, el agua que bebemos, y aire que respiramos.

Vivo en una ciudad de cielo gris, Lima, donde en la “hora punta”, las nubes negras cruzan por mis ojos cuando cruzo la calle. El hecho de que cualquier peatón absorba smog, es un efecto que repercute en la salud de todos y todas.

Tal vez sea iluso pensar que dentro de pocos años en las calles dejarán de circular completamente “las cafeteras”; pero eso no es motivo para que nos lavemos las manos. Algo tan simple como reciclar, no dejar los celulares cargándose más tiempo de lo normal, sembrar árboles en algún lugar accesible, hacer voluntariados, llevar un poquito de verde a tierras color arena, evitar el exceso de aerosoles… hasta una simple y sincera sonrisa, contribuye a que la energía se transforme.

El planeta Tierra, con todos los desastres que manifiesta, nos llama a un Tiempo de Cambio, una revaluación de nuestras esencias como personas, que resuenan en un colectivo, en la humanidad.
Con amor,

Milagros

PUNTO FINAL


.


Dice Joaquín Sabina que “Lo peor del amor es cuando pasa, cuando al punto final de los finales no le quedan dos puntos suspensivos…”. Cuando es amor de verdad, de ese que te eleva como ser humano, que te hace ser una mejor persona (no solo ese que te hace sentir mariposas en el estómago), cuando es un amor dispuesto a madurar, ese que crece con cimientos sólidos, efectivamente, Sabina tiene razón… ¡que tristeza que un amor tan lindo se acabe! Aún si fuera así, la vida continúa.

No obstante, cuando es un “amooor”, de esos locos pasionales, que te ciegan, que son espejismos a los que te aferras y no ves la realidad, de esos que cuando se acaban te dejan un mal sabor en el alma (a mi entender eso no es amor genuino sino imitación de mala calidad); entonces mejor que haya acabado con un punto final bien grande sin puntos a partes, ni seguidos, ni dos puntos, ni los esperanzadores suspensivos que podrían dilatar el tiempo. Aunque duele que te arranquen una plantita del corazón, de golpe… por más mala hierba que sea, duele, pero mejor así que se salga de raíz.

Al trascurrir del tiempo se llega a agradecer ese punto final definitivo. De esos “amores” locos, que uno cree sentir ilusamente estar enamorada es que he aprendido que decir “estoy enamorada”, es una frase que implica muchísimo, sobre todo connota RESPETO y LIBERTAD. Ya que la única manera de que te eleve es que te sientas libre de amar y ser amada. Pienso, que el amor de pareja es de dos, eso del “amor no correspondido”, lo pongo en duda, ya que el amor construye, transforma, revitaliza al que lo siente y al que lo recibe y viceversa, en consecuencia la persona en la interacción participa en un feed back, entrega y recibe amor.

No te imaginas cuantas historias he escuchado en estos últimos tiempos, de hombres y mujeres que “por amor”, están en la cola. ¿Qué es estar en la cola? No sé si te acuerdas de los 80s cuando el terrorismo y la inflación económica azotaban al Perú y los alimentos de la canasta básica familiar escaseaban… cuando los papás hacían cola con la esperanza de conseguir un producto de pan llevar, azúcar, o arroz. Bueno yo no tengo la imagen clara, porque era muy pequeña en ese entonces; pero me imagino a la gente haciendo cola, sin saber si conseguiría el producto o no. Habrían muchas prioridades antes del puesto de quien hacía la cola con tanto esmero y dedicación y a pesar de eso, no se sabe si finalmente alcanzaría a llevarse el producto o no.

Lo que trato de decir es que tú NO TIENES PORQUE ESTAR EN LA COLA. No tienes porque taparte los ojos con las dos manos dejando un poquito de espacio abierto entre tu dedo medio y anular… como quien no quiere ver una película de terror para no espantarse, pero ve un poquito.

Es decir, si alguien no es capaz de quererte, no está seguro,”está confundido”, tiene a otra pero “está por terminarle”, “no está preparado”. Antes que tú siempre está su mamá, su perro, su gato, su perico, su agobiado trabajo etc. (en este caso el sujeto no sabe poner en paralelo los espacios de su vida). Si tiene una o todas estas cartas en la mesa…  ¡Olvídalo! ¡Salte de ahí!

Ocúpate de tus asuntos y sé honesta contigo misma, eres una persona muy valiosa, como para acceder a estar en una cola emocional, defendiendo (bien sabes) mentiras. Cuando me refiero a las MENTIRAS, no solo evoco a las palabras engañosas, deshonestas, y a los trucos o promesas incumplidas; sino a que el sujeto esté ahí contigo cuando no debería.

El hecho es que ninguna cola emocional, vale la pena, porque aquel que te quiera o le interese quererte de verdad, jamás te pondrá en una cola y tienes que quererte lo suficiente como para no acceder a ser parte de alguna de esas colas. Si no te quiso cuando supuestamente debía, escribe bien grande con una pluma de tinta indeleble,
PUNTO FINAL.
Con amor,
Milagros


video

 HE´S JUST NOT THAT INTO YOU
Te dejo este video, que es la introducción de la película "He´s just not that into you". Vas a observar un discurso internacional , bastante curioso, de lo que frecuenteme nos contábamos las chicas al respecto de la expectativa de las citas...
Mejor ver la realidad como es ¿no crees?. Por suerte estos discursos ya están cambiando.
Muchas gracias a todas mis amigas y amigos, por esas conversasiones de café ... sus aportes están en este texto. Me podría pasar conversando 5 horas con ustedes y  no me canso, siempre aprendo algo nuevo =0)


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.