PUNTO FINAL


.


Dice Joaquín Sabina que “Lo peor del amor es cuando pasa, cuando al punto final de los finales no le quedan dos puntos suspensivos…”. Cuando es amor de verdad, de ese que te eleva como ser humano, que te hace ser una mejor persona (no solo ese que te hace sentir mariposas en el estómago), cuando es un amor dispuesto a madurar, ese que crece con cimientos sólidos, efectivamente, Sabina tiene razón… ¡que tristeza que un amor tan lindo se acabe! Aún si fuera así, la vida continúa.

No obstante, cuando es un “amooor”, de esos locos pasionales, que te ciegan, que son espejismos a los que te aferras y no ves la realidad, de esos que cuando se acaban te dejan un mal sabor en el alma (a mi entender eso no es amor genuino sino imitación de mala calidad); entonces mejor que haya acabado con un punto final bien grande sin puntos a partes, ni seguidos, ni dos puntos, ni los esperanzadores suspensivos que podrían dilatar el tiempo. Aunque duele que te arranquen una plantita del corazón, de golpe… por más mala hierba que sea, duele, pero mejor así que se salga de raíz.

Al trascurrir del tiempo se llega a agradecer ese punto final definitivo. De esos “amores” locos, que uno cree sentir ilusamente estar enamorada es que he aprendido que decir “estoy enamorada”, es una frase que implica muchísimo, sobre todo connota RESPETO y LIBERTAD. Ya que la única manera de que te eleve es que te sientas libre de amar y ser amada. Pienso, que el amor de pareja es de dos, eso del “amor no correspondido”, lo pongo en duda, ya que el amor construye, transforma, revitaliza al que lo siente y al que lo recibe y viceversa, en consecuencia la persona en la interacción participa en un feed back, entrega y recibe amor.

No te imaginas cuantas historias he escuchado en estos últimos tiempos, de hombres y mujeres que “por amor”, están en la cola. ¿Qué es estar en la cola? No sé si te acuerdas de los 80s cuando el terrorismo y la inflación económica azotaban al Perú y los alimentos de la canasta básica familiar escaseaban… cuando los papás hacían cola con la esperanza de conseguir un producto de pan llevar, azúcar, o arroz. Bueno yo no tengo la imagen clara, porque era muy pequeña en ese entonces; pero me imagino a la gente haciendo cola, sin saber si conseguiría el producto o no. Habrían muchas prioridades antes del puesto de quien hacía la cola con tanto esmero y dedicación y a pesar de eso, no se sabe si finalmente alcanzaría a llevarse el producto o no.

Lo que trato de decir es que tú NO TIENES PORQUE ESTAR EN LA COLA. No tienes porque taparte los ojos con las dos manos dejando un poquito de espacio abierto entre tu dedo medio y anular… como quien no quiere ver una película de terror para no espantarse, pero ve un poquito.

Es decir, si alguien no es capaz de quererte, no está seguro,”está confundido”, tiene a otra pero “está por terminarle”, “no está preparado”. Antes que tú siempre está su mamá, su perro, su gato, su perico, su agobiado trabajo etc. (en este caso el sujeto no sabe poner en paralelo los espacios de su vida). Si tiene una o todas estas cartas en la mesa…  ¡Olvídalo! ¡Salte de ahí!

Ocúpate de tus asuntos y sé honesta contigo misma, eres una persona muy valiosa, como para acceder a estar en una cola emocional, defendiendo (bien sabes) mentiras. Cuando me refiero a las MENTIRAS, no solo evoco a las palabras engañosas, deshonestas, y a los trucos o promesas incumplidas; sino a que el sujeto esté ahí contigo cuando no debería.

El hecho es que ninguna cola emocional, vale la pena, porque aquel que te quiera o le interese quererte de verdad, jamás te pondrá en una cola y tienes que quererte lo suficiente como para no acceder a ser parte de alguna de esas colas. Si no te quiso cuando supuestamente debía, escribe bien grande con una pluma de tinta indeleble,
PUNTO FINAL.
Con amor,
Milagros


video

 HE´S JUST NOT THAT INTO YOU
Te dejo este video, que es la introducción de la película "He´s just not that into you". Vas a observar un discurso internacional , bastante curioso, de lo que frecuenteme nos contábamos las chicas al respecto de la expectativa de las citas...
Mejor ver la realidad como es ¿no crees?. Por suerte estos discursos ya están cambiando.
Muchas gracias a todas mis amigas y amigos, por esas conversasiones de café ... sus aportes están en este texto. Me podría pasar conversando 5 horas con ustedes y  no me canso, siempre aprendo algo nuevo =0)


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.